Palm Springs
92° F
Clear
Clear

Jefe de Seguridad apoya vía a la ciudadanía

Published On: Jan 29 2014 06:31:51 PM CST
U.S.-Mexico border, location unspecified.jpg

CPB file image

WASHINGTON - -


El nuevo secretario de Seguridad Interior dice que una vía a la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de personas que viven sin autorización en Estados Unidos es un asunto de seguridad nacional.
 
Fue la primera vez que Jeh Johnson, quien tenía poca experiencia en materia de políticas de inmigración antes de ser nombrado, explica su enfoque sobre el tema.
 
Johnson, que fue el principal abogado del Departamento de Defensa, quien ha trabajado en las directrices sobre el uso de aviones no tripulados de Estados Unidos y ayudó a poner fin a la prohibición de que los gays sirvieran en las fuerzas armadas, dijo que ofrecer un camino a la ciudadanía a estas personas las alentaría "a salir de la sombras, a rendir cuentas, a participar en la experiencia del país".
 
En un discurso la semana pasada ante la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, Johnson dijo que la inmensa mayoría de los inmigrantes que viven el país sin autorización llevan más de 10 años aquí y ofrecerles un camino a la ciudadanía es "un asunto (de) quiénes somos como norteamericanos".
 
Johnson tomó el cargo como cuarto secretario de Seguridad Interior a finales del año pasado. Aunque ha visitado la zona de la frontera con México y se ha reunido con funcionarios policiales de inmigración, todavía no había ofrecido detalles sobre su opinión hasta este discurso.
 
Muchos consideraban que Johnson es una persona competente en materia de seguridad, pero otros cuestionaron sus credenciales en inmigración.
 
Durante su audiencia de confirmación en el Senado el año pasado, Johnson dijo que una "reforma de las leyes de inmigración con sentido común" estaban entre las prioridades del departamento, pero no ofreció detalles.
 
Las breves palabras de Johnson sobre la inmigración son un reflejo de las de su antecesor y del presidente Barack Obama.
 
Obama y los legisladores federales demócratas han presionado desde hace mucho por una ley de reforma de las leyes de inmigración que, entre otras cosas, incluya una vía a la ciudadanía para los inmigrantes que viven sin autorización en el país y que no son una amenaza a la seguridad nacional o pública. El año pasado, el Senado, controlado por los demócratas, aprobó un proyecto de ley que incluye una cláusula que aumenta en casi el doble la cantidad de agentes de la Patrulla Fronteriza.
 
Los republicanos han objetado que se permita dar la ciudadanía a los inmigrantes sin autorización antes de asegurar la frontera con México.
 
Johnson no dijo cómo planea dirigir los esfuerzos para hacer cumplir las leyes de inmigración.
 
En ausencia de una ley viable de inmigración en el Congreso, Obama ha aprobado varias directrices que en lo fundamental blindan a varios grupos de inmigrantes de la deportación.
 
Un programa para impedir la deportación de personas que fueron traídas sin autorización al país cuando eran niños, anunciado poco antes de las elecciones presidenciales de 2012, es el más significativo y permite que muchos soliciten el permiso de trabajo y estén protegidos dos años contra la deportación.
 
Legisladores republicanos han criticado esos programas, calificándolos de amnistía, y han pedido a Johnson que prometa hacer cumplir las leyes de inmigración que hay en los libros en este momento, como la deportación de los inmigrantes que viven en el país sin autorización.